|

Estoy harta de la Ropa Premamá, ¿qué me compro?

Bienvenidas un día más al rincón de Maite Navarro, si estáis embarazadas o acabáis de tener a vuestro bebé os animo a que os quedéis hasta el final, el tema de hoy es algo que os va a interesar a muchas de vosotras. De entrada, ¿cuántas de vosotras estando embarazadas no sabe que ponerse para ir a algún evento especial o en vuestro día a día? ¿quién está harta de la misma ropa premamá que heredáis de amigas o familiares?

Estoy convencida que muchas de vosotras tenéis este problema y hoy os traigo algunos consejos para ayudaros con ellos.

 

“Embarazar no es enfermar”

Lo primero de todo es entender que el estar embarazada no significa dar de lado vuestra vida social y encerraros en casa con el típico chándal viejo. Vuestra vida sigue y vuestras rutinas también. Como yo siempre digo “embarazar no es enfermar”.

Durante el embarazo vuestro cuerpo sufrirá un montón de cambios y no solo físicos sino también mentales. Es un proceso duro, pero que sí queréis podéis llevarlo de lo más bien. Hacer ejercicio, comer sano y equilibrado son cosas muy importantes para no ganar más kilos de los necesarios y para sentiros bien con vosotras mismas, pero sobre todo miraros al espejo y sonreír porque todas estáis preciosas peséis lo que peséis.

Una vez superada la parte física, hablemos de la ropa. La tripa no es ningún enemigo para vosotras y hay un sinfín de posibilidades que os harán sentir cómodas y preciosas, que es lo que todas buscamos siempre vayamos a ser mamás o no.

 

No todo es ropa premamá, ¡arriba las tallas grandes!

Mi consejo es que no os obcequéis solo en la ropa premamá, existen prendas que por su patronaje realzarán vuestra figura y os harán sentir de maravilla, todo es cuestión de buscar y probar, y lo único que tenéis que hacer es compraros un par de tallas más grandes, así una vez halláis recuperado vuestra talla habitual simplemente con hacer unos arreglos, vuestra ropa os quedará fantástica otra vez.  De esta forma aprovecharéis mucho más las prendas.

Podéis probar con vestidos que os marquen la figura por la parte del busto y frunzan justo por encima de la tripita así harán que tu cuerpo se vea más estilizado.

 

Súbete a los tacones

Otro tema del que me gustaría hablaros es el de los tacones, si vosotras os sentís cómodas con ellos, no tenéis porque aparcarlos en el fondo del armario durante nueve meses, subiros a ellos y brillar como solo vosotras sabéis hacerlo. Eso sí, os recomiendo que los días de antes toméis alguna que otra infusión para prevenir la retención de líquidos en gemelos y pies. No obstante, si no sois de tacones, estaréis igual de radiantes con unas zapatillas o sandalias.

Lo más importante de todo, es que vosotras os sintáis cómodas con lo que os pongáis, que os de exactamente igual el qué dirán, porque vistáis como vistáis sois preciosas.

Hasta aquí el post de hoy, dejarme en comentarios ideas de vestuario o preguntas que ya sabéis que estoy encantada de poder ayudaros.

 

Mucho mucho cariño y hasta pronto.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta