|

¿Por qué te cortas el pelo después del embarazo?

Bienvenidas a todas un día más, espero que vosotras y vuestros bebés estéis de maravilla. Hoy os traigo un tema, que a más de una os va a interesar bastante: el afán de las mujeres de cortarse el pelo tras dar a luz. Por lo tanto, si acabáis de tener a vuestro bebé y estáis pensando en ir a la peluquería en cualquier momento, os invito a que reflexionemos todas juntas antes.

 

Pelo corto más cómodo, ¿en serio?

Todas pensáis que el pelo corto os va a resultar mucho más cómodo a la hora de cuidar de vuestro bebé y que os va a hacer la vida más fácil. No obstante, esto no tiene por qué ser cierto, dependiendo del peinado que llevéis muchas veces el pelo corto requiere mucho más trabajo a la hora de peinarlo que vuestra melena de siempre.

Además, la mayoría de veces este impulso de cortarse mucho el pelo sale mal. Porque no os veis bien con ello, porque no os termina de convencer, porque os hace la cara mucho más redonda, estáis demasiado distintas, pero sobre todo por lo que conlleva el proceso de volver a dejárselo largo, proceso que dura meses y meses y proceso en el que en ningún momento vuestro pelo tiene la medida con la que vosotras habíais soñado.

Pero tranquilas, hay una razón que explica perfectamente el porqué de este impulso tras dar a luz. Y después de leerla seguro que os pensáis un par de veces lo de meter la tijera en vuestro pelo.

 

Vida nueva… ¿pelo nuevo?

Vuestras ganas de cambiar de look aparecen en un momento de vuestra vida en el que estáis sufriendo muchísimos cambios, la llegada de vuestro bebé que rompe por completo con vuestro anterior estilo de vida, las interminables noches sin dormir, incluso vuestro propio cuerpo sufre cambios que jamás habríais imaginado. Y en la mayoría de ocasiones las ganas de cambiar de look van de la mano de los cambios que aparecen en vuestras vidas.

Esto significa que el corte de pelo que queréis haceros no es más que una forma de reflejar o identificar el gran cambio que ha dado vuestra vida, una forma de poder tocar, de hacer tangible ese cambio.

Dichos cambios, suelen llevar una gran carga emocional, en vez de tratarse de un aspecto físico. Y todos sabemos que las decisiones que tomamos “en caliente” pocas veces salen bien.

 

Después de esta pequeña reflexión, os animo a que os cortéis el pelo si de verdad lo queréis, pero antes, pensar si no se trata de un cambio meramente emocional, porque si es así, mi recomendación con todo el cariño del mundo es que no lo hagáis.

Cuidaros, poneros guapas, salid y disfrutad, pero siempre pensando en vosotras mismas.

Con esto concluye mi reflexión de hoy, espero haberos ayudado, irme dejando en comentarios vuestras experiencias para que todas juntas nos apoyemos y ayudemos.

¡Espero veros pronto por aquí, mucho mucho cariño!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta